No obstante, se confirma la disminución de fallecimientos por ahogamiento con respecto a la misma fecha del año anterior, 107 muertos menos (409 habían fallecido hasta septiembre de 2017). El motivo, según explican, es el retraso en el uso de los espacios acuáticos por el mal tiempo que se ha dado en los primeros meses de 2018.

Las 51 víctimas mortales de septiembre de este año superan las 47 registradas en el mismo mes de 2015, las 36 de 2016 y las 32 de 2017, lo convierte a septiembre el peor des de este año, y el peor septiembre de los últimos cuatro años.

El perfil de la persona ahogada es la de un hombre, el 76 por ciento, de nacionalidad española (74%), que perdió la vida en una playa (46%), en cualquier caso en un espacio acuático sin vigilancia o servicio de socorrismo (81%) y entre las 10.00 y las 18.00 horas (61,9%). Sigue siendo significativa la incidencia de los fallecidos en las personas con 65 o más años, que alcanza el 42,1 por ciento del total, que se eleva al 76,8 si es a partir de los 35 años.

Por comunidades autónomas, Andalucía se mantiene, como en agosto, como el territorio con más fallecimientos, con 43, lo que supone el 14,2 por ciento del total, por delante de (39 muertes, 12,9%), Canarias y Cataluña (38, 12,6%, en cada caso), Comunidad Valenciana (32, 10,6%), Islas Baleares (28, 9,3%), y Castilla y (12, 4%, por cada territorio), (10, 3,3%), (9, 3%), , , Castilla-La Mancha y Comunidad de (8, 2,6%, en cada región), (4, 1,3%), Extremadura, (2, 0,7%) y y las Ciudades Autónomas de y , donde en agosto se ha registrado la primera muerte (1, 0,3%, cada una).