A través de dicho programa se citó a un total de 154.322 mujeres residentes en la región, con edades comprendidas entre los 45 a los 70 años para participar en el programa de detección precoz de cáncer de mama puesto en marcha en Castilla-La Mancha, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Por áreas de salud, la participación de mujeres citadas en este programa de cribado ha sido de un 92,6 por ciento en las áreas de Ciudad Real, Mancha Centro y , seguido de Cuenca y Albacete con un 86,6 y un 86,3 por ciento, respectivamente; y Guadalajara con un 73,5 y un 72 por ciento, respectivamente; y con un 63,1 por ciento.

El director general de , , ha recalcado la importancia de que las mujeres citadas participen en el programa de cribado y acudan a realizarse la mamografía, pues “el diagnóstico precoz es la mejor arma para luchar contra esta enfermedad, abordarlo en sus primeras etapas con un mayor éxito de curación y la utilización de tratamientos menos agresivos”.

Este programa de detección precoz de cáncer de mama forma parte de la estrategia del Plan de Mancha para reducir la mortalidad y mejorar la calidad de vida de las mujeres afectadas por esta patología. La campaña consiste en la realización de mamografías cada dos años, lo que permite la detección precoz de la enfermedad y, por lo tanto, facilita el proceso de abordaje y curación de la enfermedad en sus fases iniciales.

Actualmente, el cáncer de mama es el tumor más frecuente en la mujer y, según las estadísticas, una de cada ocho mujeres padecerá un cáncer de mama a lo largo de su vida.