Los últimos datos de los casos atendidos en el servicio del Defensor del Profesor correspondientes al curso 2015-2016 que presenta el informe de este organismo, confirman “las expectativas de ANPE en cuanto a la necesidad de este servicio, que recibe un goteo constante de llamadas, consultas y denuncias”, ha informado el sindicato en nota de prensa.

Durante el curso 2015-2016 se han atendido 76 casos entre todas las provincias de Castilla-La Mancha. El 9% corresponden a la etapa de Educación Infantil, el 47% de Educación Primaria, el 35% a Educación Secundaria y 9% en otras enseñanzas como la Formación Profesional, Escuelas de Adultos.

En cuanto a la tipología de los casos, se distinguen los concernientes a los alumnos, los relacionados con los padres y los que provienen de la interacción con los compañeros, ha informado ANPE en nota de prensa.

En cuanto a los conflictos relacionados con los alumnos, un 40% provienen de problemas para dar clase; un 36% de faltas de respeto, un 13% de acoso y amenazas y un 5% de agresiones. De los problemas relacionados con los padres, un 36% se relacionan con faltas de respeto e insultos, un 17% de la presión para modificar las notas, un 42% de falsas acusaciones y un 18% de acoso y amenazas y un 14% de denuncias de padres.

Respecto a los conflictos relacionados con la dirección y/o administración, con los propios compañeros y conflictos entre alumnos, un 13% vienen de problemas con el equipo directivo y con la administración un 3% de problemas entre compañeros y cinco casos que se refieren a conductas agresivas de alumnos a otros alumnos.

Un total de veinte casos se refieren a las redes sociales, algo que ANPE ha calificado de “preocupante” destacando “el aumento de casos relacionados con problemas y conflictos de los docentes con los padres, y la utilización cada vez mayor de las redes sociales en los conflictos”. De todos estos casos, según el sindicato, todos han requerido asesoramiento general, el 27% apoyo psicológico y 35% asesoramiento jurídico.

Tras el análisis y valoración de los casos atendidos este curso, ANPE y el Defensor del Profesor proponen “replanteamiento, revisión y revitalización de la al Profesorado; modificación del Decreto de Convivencia de Castilla-La Mancha y puesta en marcha y recuperación de las aulas de convivencia en los centros que lo requieran”, así como campañas de imagen positiva sobre la labor docente y reconocimiento de los mismos y el reconocimiento de las enfermedades profesionales de los docentes de carácter psicosocial.

El Defensor del Profesor pone en marcha este servicio de atención inmediata y gratuita para docentes víctimas de situaciones de conflictividad y violencia en las aulas, que fue puesto en marcha por ANPE en 2005, como primera medida de apoyo ante la indefensión del profesorado y como llamada de atención sobre el problema de la violencia escolar.

Se trata de un servicio abierto a todo el profesorado sin ningún tipo de distinciones y operativo en todas las comunidades autónomas, a fin de favorecer la atención personalizada a todos los docentes.