En su propuesta, publicada en el Boletín de las Cortes y recogida por Europa Press, Ciudadanos recuerda que la despoblación “es uno de los principales retos que tiene por delante Castilla-La Mancha y afrontarlo es una urgencia por las consecuencias directas e indirectas que representa para su desarrollo económico y el alcance y calidad de la implantación del Estado del Bienestar en sus pueblos”.

Esta Comunidad Autónoma es la segunda con menor densidad de población, 26 hab/km2 (), y casi 600 pueblos de Castilla-La Mancha llevan perdiendo población ininterrumpidamente desde 2012, lo que hace “urgente adoptar medidas de asentamiento y desarrollo poblacional y demográfico en el mundo rural castellano-manchego”.

A juicio de la formación naranja, la despoblación no puede tratarse desde un solo nivel administrativo, requiriendo una acción conjunta por parte de todos los poderes públicos, ya sean de ámbito local, provincial, regional o estatal, lo que hace necesario alcanzar un Pacto contra la Despoblación en Castilla-La Mancha entre las tres fuerzas políticas con representación en las Cortes.

La comisión propuesta por el Grupo Parlamentario Ciudadanos debe abordar la situación actual de despoblación, señalar sus causas e identificar las políticas públicas adecuadas para, en primer lugar, poner freno a la pérdida de población de los pueblos de Castilla-La Mancha y posteriormente, revertir la situación.

El plazo para la finalización del trabajo de la Comisión no Permanente de Estudio para alcanzar un Pacto contra la Despoblación en Castilla-La Mancha será de un año, contado desde el correspondiente acuerdo del Pleno para su constitución.