La beca cubre todo el coste: alojamiento, viaje, seguros médicos, visados y documentación, así como una pequeña asignación para otros gastos escolares, ha informado el Consistorio de la localidad en nota de prensa.

Los jóvenes, que fueron seleccionados en febrero, junto a otros quince de la región, pasaron una serie de pruebas consistentes en nivel de idiomas, exposición y entrevista personal por skype, así como un baremo por ingresos familiares para acceder a dicha beca.

Además, durante estos dos últimos fines de semana de abril han estado concentrados en dos tandas en un hotel de para conocerse, disipar dudas y profundizar en la realidad que supone la estancia en ese país.

Por su parte, las familias han recibido información sobre las características de la beca y el compromiso que supone la aceptación de la misma.

La empresa encargada de la gestión busca jóvenes que sean capaces de afrontar un reto como este y que cuenten con características psicológicas muy concretas: responsables, comprometidos, saludables y con altas capacidades de sociabilización. Por ello, la entrevista personal se convierte en un uno de los pasos determinantes para la consecución de la beca.

Aparte del dominio del inglés, imprescindible para realizar la inmersión lingüística, el tema de la exposición es fundamental ya que permite conocer cuáles son los intereses del joven.

ELEGIDOS

Así, mientras que Antonio Porcel se centró en hablar de su gran afición, la natación, y Alejandro de Bruguera de la importancia del deporte en su vida, en la que destaca su experiencia en el Campeonato de España de Baloncesto, Jesús Morales se inclinó por temas medioambientales y en su preocupación por el reventón del nacimiento del Río Mundo, que había sucedido hacía poco.

Los tres tienen en común ser primogénitos, el deporte, preferencia por las ciencias y haber reforzado la asignatura de inglés

Cada edición, la beca cuenta con un mayor número de solicitudes.

Este año, 7.700 adolescentes se han inscrito. En esta ocasión, los alumnos pasaban primero un examen de nivel de inglés en el que tenían que acudir bien a , o Madrid como referentes más cercanos. Antonio se presentó en Madrid, mientras que Jesús y Alejandro lo hicieron en Toledo. La nota de dicho examen suponía el 40 por ciento del resultado, mientras que el 60 por ciento restante dependía de la renta.

Con la puntuación final se realizaba una primera criba hasta dejar tan sólo mil quinientos seleccionados que pasaban a la entrevista personal. Las notas de los tres rozaban el máximo, puesto que todos han estado reforzando inglés en academias privadas desde niños.