La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, ha considerado probado que el 19 de junio de 2018 la Guardia Civil registro el domicilio de S. K., con antecedentes, tras ser sometido a vigilancia en la que se encontraron indicios de que existía un punto de venta de sustancias estupefacientes en el Paseo y alrededores de la localidad de Tomelloso.

En tal registro, la Guardia Civil halló más de 1,5 kilos de droga en el que la mayoría era hachís, aunque también se halló cocaína. Ambas sustancias estaban en trozos y con diferentes purezas. Además los agentes también hallaron otros efectos como una báscula de precisión, un cuchillo impregnado de hachís, recortes de plástico y 5.250 euros.

La sentencia asegura que las referidas sustancias estaban destinadas a su distribución a terceros por parte del acusado y que el hachís intervenido hubiera alcanzado en su venta por gramos el valor de 8.478,75 euros. Mientras que la cocaína habría alcanzado en el mercado ilícito, en la venta por dosis, el valor de 1.931,28 euros.

Finalmente, señala que el acusado estuvo en prisión provisional por estos hechos desde el 20 al 29 de junio de 2018. Además de la pena de prisión, el acusado deberá pagar una multa de 10.410,03 euros.