Según ha informado la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha en nota de prensa, a finales del mes de agosto de 2016, la Policía recibió información de que en una finca rústica próxima a Ciudad Real habría un importante cultivo de marihuana.

Realizadas las primeras la gestiones, se consiguió la localización exacta de la finca donde se asentaría el cultivo ilícito, situada en el termino municipal de Miguelturra y se constató la existencia del dicho cultivo.

En una segunda fase de la investigación se comprobó quiénes serían los responsables de dicha plantación ilícito, tratándose de dos hombres con domicilio en Ciudad Real, uno de ellos hijo del propietario de la finca.

Asimismo, se observó que en la finca se había construido una caseta en la que los responsables pasaban el día y la noche vigilando el cultivo y también destinada a evitar que otros traficantes de sustancias estupefacientes pudieran sustraerlo.

Recabados los indicios suficientes sobre la actividad ilícita desarrollada, se ha realizado la entrada y registro en la finca rústica y el desmantelamiento de la plantación, compuesta por 27 plantas de marihuana que han arrojado un peso bruto de 80 kilogramos. Además, se ha llevado a cabo la intervención de una escopeta y una carabina de procedencia ilícita, que figuraban como sustraídas en dos robos con fuerza en domicilios y que se encontraban cargadas y dispuestas para ser disparadas.

Como resultado final de la actuación se ha procedido a la detención de los dos hombres responsables de dicho cultivo y una mujer, pareja de uno de ellos, que colaboraba con el cuidado y la vigilancia de la plantación.

La investigación ha sido llevada a cabo por las Brigadas Provinciales de y de Seguridad Ciudadana, ambas pertenecientes a la Comisaría Provincial de Ciudad Real.