De las seis leyes anunciadas, el consejero ha destacado una ley del juego para “fomentar la prevención y el juego responsable”, con un texto además “más restrictivo en cuanto a la autorización de nuevos establecimientos y una mayor actividad inspectora”, a lo que ha sumado “un régimen sancionador más duro para las infracciones más graves” relacionadas con la entrada de menores.

Otra ley que ha querido destacar es la de creación de un nuevo organismo autónomo de fiscalización de cuentas al estilo del extinto Síndico de Cuentas, “para controlar la gestión financiera del Ejecutivo”.

“Consideramos que disponer de un órgano propio de fiscalización nos hará más eficientes y fiscalizará con más detalle que el ”, ha explicado.

A estos dos proyectos ha sumado una nueva ley de Empleo Público para mejorar las condiciones de acceso de personas con discapacidad a la función pública; o la modificación de la ley de colegios profesionales para adaptarla a la normativa europea.

Completan el cartel una nueva ley de Patrimonio y otra que servirá para regular la reserva de plazas públicas para centros especiales de empleo.