En la rueda de prensa que ha ofrecido este martes para dar cuenta de los acuerdos aprobados por el , Sánchez, tras ser preguntada por esa inejecución del Ejecutivo central, ha defendido que se trata de una noticia “triste”, sobre todo para las personas que esperan ser beneficiarias del sistema de Dependencia.

Así, y tras recordar que el adeuda desde el 2012 al de Castilla-La Mancha casi 400 millones de euros por este concepto, le ha reprochado que haya dejado de afrontar la parte que le corresponde y que contempla la ley.

“Ahora la financiación del Gobierno central apenas llega a 16 por ciento. El 84 por ciento restante, hasta el 100 por ciento, lo pone el de Castilla-La mancha”, ha criticado Sánchez, que ha añadido que en lugar de no ejecutar esos 44 millones tendría que haber aumentado la financiación en el mismo porcentaje en que lo han hecho el número de personas demandantes de estas prestaciones.

“Los dependientes no lo van a entender. Saben el esfuerzo de los gobiernos autonómicos por sacar este sistema a pesar del déficit que dicta el Gobierno de España”, ha apuntado.

Preguntada sobre las acciones que en esta materia el ha dejado de ejecutar por esa falta de inversión estatal, la titular de Bienestar Social ha defendido que el actual Ejecutivo regional ha intentado agilizar el sistema de dependencia.

“Aquí la responsabilidad el Gobierno castellano-manchega está clara. Va a llegar donde las personas lo necesiten, pero si hay más financiación del Gobierno de España siempre se podrían ofertar más recursos, además de abrir más centros y llegar mejor a las zonas rurales donde cuesta más”, ha afirmado la consejera del ramo.

Dicho esto, ha asegurado que el Ejecutivo regional está potenciando los servicios itinerantes, haciendo que los profesionales se desplacen a las zonas más recónditas, para llegar a mayores y personas con discapacidad, potenciales beneficiarios de estas prestaciones.