En concreto, Singapur eliminará todos los aranceles que actualmente aplica a productos europeos como las bebidas alcohólicas y mantendrá el acceso libre de gravámenes para otros productos procedentes del bloque.

A su vez, la Unión Europea abrirá su mercado a más del 80% de todas las importaciones procedentes de este país asiático libres de aranceles y eliminará las barreras restantes en los próximos años.

El acuerdo comercial también prevé la supresión de las barreras técnicas y no arancelarias para el comercio de bienes en sectores como la electrónica, los vehículos de motor y sus componentes, el sector farmacéutico y de dispositivos médicos, la energía renovable y los productos procesados de origen animal y vegetal.

Además, incluye disposiciones para proteger productos considerados sensibles para la Unión Europea, incluidos vinos españoles, el aceite de oliva, el jamón, la naranja valenciana, el turrón de y y el azafrán de Castilla-La Mancha.

También facilitará una mayor cooperación en materia aduanera, la apertura de los mercados de servicios e inversiones en el sector de las telecomunicaciones, los servicios medio ambientales, la computación y el transporte marítimo.

Por último, el tratado establece compromisos vinculantes sobre comercio y desarrollo sostenible, incluidos requisitos sobre protección medioambiental y desarrollo social, según ha informado en un comunicado el .