En concreto, ha sido adoptada por los Estados miembros a nivel de expertos una propuesta de que ya avanzó el comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, , el pasado 14 de octubre.

En un comunicado, el , ha explicado que había solicitado esta medida para responder a una situación del mercado caracterizada por unos precios bajos y un nivel de existencias iniciales “excepcionalmente elevadas”, a la que se añadió la “incertidumbre actual” por la situación del comercio exterior y los aranceles impuestos por EEUU por los subsidios a Airbus.

Según ha explicado el departamento liderado por , el reglamento no fija una cantidad máxima de almacenamiento de aceite de oliva ni tampoco un presupuesto máximo para financiar la iniciativa.

Sin embargo, establece cuatro licitaciones consecutivas para almacenar las cantidades necesarias hasta que se logre reequilibrar la oferta y la demanda. Así, las dos primeras tendrán lugar desde el 21 al 26 de noviembre y desde el 12 al 17 de noviembre, mientras que las dos siguientes serán ya en 2020: una, del 22 al 27 de enero y la última del 20 al 15 de febrero.

Cada operador podrá presentar una sola oferta por cada categoría y para una cantidad máxima de 50 toneladas. La ayuda se establecerá por un periodo de almacenamiento de 180 días y se incluyen todas las categorías de aceite de oliva virgen: virgen extra, virgen y lampante.