La secretaria de Acción Sindical de la federación, , ha informado de que actualmente se encuentra paralizado el convenio de Comercio en todas las provincias menos Albacete (donde se firmó en marzo) y el convenio de Hostelería en las provincias de Albacete y Guadalajara. Viéndose afectados más de 65.000 trabajadores en total; 50.000 en el sector comercio y entre 15.000 y 20.000 en la hostelería.

“No entendemos que hagan caso omiso a subidas salariales que ha firmado su propia organización. Son vitales para recuperar algo de poder adquisitivo en sectores tan precarios como el comercio o la hostelería”, ha declarado Álvarez.

UGT ha demandado que dichos convenios incluyan derechos digitales de desconexión; mejoras en la conciliación de la vida laboral y familiar; el disfrute de permisos en días laborales; la excedencia familiar especial por el cuidado de un hijo enfermo y la jubilación parcial mediante el contrato de relevo. Y ha exigido además cumplir con el Real Decreto 8/2019 de control de jornada, aunque su intención es establecer controles objetivos y eficaces de la jornada laboral en todos los convenios colectivos “para evitar manipulaciones”.

En este sentido, UGT ha señalado que iniciará medidas de presión si no avanzan las negociaciones y han animado a los trabajadoras “a luchar por el bien de todos”. “Castilla-La Mancha no puede avanzar si las patronales del comercio y la hostelería siguen con esta postura ante las negociaciones, por lo que instamos al futuro Gobierno regional a abordar esta situación en las reuniones inminentes que han prometido tener con los agentes sociales”.