Así se lo ha hecho llegar el portavoz regional del Sindicato Profesional de Agentes Medioambientales de FeSP-UGT Castilla-La Mancha, , en un escrito remitido a la Técnica de la Consejería de Agricultura, Medioambiente y Desarrollo Rural.

Según ha informado el sindicato en una nota de prensa, el portavoz regional cree que “el libro blanco es una gran oportunidad, que podría ser aprovechada para poder afrontar con realismo los problemas y demandas del colectivo de agentes, impulsando reformas que estén en sintonía con los retos de la política ambiental del siglo XXI”.

Para Azcoitia “las amplias competencias que desempeñan exigen disponer de agentes bien formados técnica y psicosocialmente y bien equiparados desde el punto de vista técnico y logístico”.

Desde UGT han propuesto “analizar a través de unos cuestionarios, dirigidos a todos los agentes medioambientales de la región, la situación actual del colectivo y que el análisis de los resultados de estos cuestionarios sean el punto de partida del libro blanco”.

LEY DEL CUERPO DE AGENTES MEDIOAMBIENTALES

Para Azcoitia “el único final para el libro blanco sería La Ley del Cuerpo de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha, una reivindicación de toda la parte social”.

“La Consejería y en general la Junta de Comunidades, debe de responder con claridad a la pregunta de qué hacer con este colectivo, un colectivo muy vocacional y motivado que presta su servicio en una extensa presencia del territorio de la región”, ha apuntado.

El de los agentes es “un patrimonio que debe ponerse en valor con medidas que contribuyan a mejorar el desempeño de su trabajo, ya que los Agentes Medioambientales son un colectivo con especial motivación en el ejercicio de las funciones que tenemos encomendadas, motivación centrada sobre todo en la pasión por la naturaleza y en el compromiso por la defensa y conservación del medioambiente”, ha concluido Azcoitia.