Así se han convocado en Albacete, Ciudad Real y Guadalajara, frente a la Subdelegación del Gobierno; en Cuenca en el cruce entre la calle Carretería y Sánchez Vera, y en ante la Delegación del Gobierno.

En nota de prensa, los sindicatos han explicado que el despido objetivo por baja médica es posible debido a la reforma laboral del 2012, que modificó las condiciones del artículo 52.D del Estatuto de los Trabajadores y pasó a computar las bajas justificadas de manera individual en vez de colectiva (según el cómputo global de bajas de la empresa y su productividad).

Consideran que la sentencia del del 16 de octubre, “ha colmado el vaso” y es “vergonzosa”, por “superponer de esta manera la libertad de empresa al derecho al trabajo y a la salud de los trabajadores, generando miedo e indefensión de la clase trabajadora ante las empresas”.

Han denunciado igualmente que esta situación afecta de una manera más aguda a las trabajadoras, ya que son ellas las que desempeñan profesiones y actividades con una mayor incidencia de patologías y se ven obligadas a periodos de recuperación cortos y discontinuos en sectores como los cuidados, la limpieza o la hostelería.

“La reforma laboral provoca que las trabajadoras y trabajadores estén sufriendo una doble discriminación por ponerse enfermos, ya que además de poderse encontrar con el despido si faltan (de manera justificada) nueve días al trabajo en dos meses consecutivos, solo reciben una indemnización de 20 días por año trabajado con el tope de una anualidad en el caso de ser despedidos” han condenado CCOO y UGT.

“Sin contar con que la prestación económica por bajas de IT según el ET son de cero euros los tres primeros días y del 60% de la base de cotización del cuarto al vigésimo; pocos trabajadores pueden soportar eso con los salarios que tenemos”, han añadido.

Por todo ello, han animado a salir a las calles el próximo miércoles para decirle claramente al futuro Gobierno “que no siga haciendo suya la reforma laboral del PP”, mantenida durante el Gobierno en funciones.

“Dicha reforma laboral no ha servido para crear empleo, ha destrozado el equilibrio de fuerzas en las relaciones laborales, ha rebajado salarios, ha utilizado la ultractividad para no aplicar los convenios colectivos, y, en definitiva, ha precarizado aún más a la clase trabajadora en España.