UGT explica que, tras la reunión con la directora gerente y el secretario general del Sescam para tratar de buscar soluciones a los problemas del servicio de transporte sanitario, UGT tenía intención de presentar la propuesta económica para el Convenio Colectivo de Transporte Sanitario “con unas importantes mejoras”.

Sin embargo, asegura en un comunicado, la decisión de CCOO de participar junto a USO en la manifestación antes de haber alcanzado el punto más importante del convenio mientras se continuaban acordando diferentes cuestiones, ha provocado, “como era de esperar”, la ruptura de la Comisión Negociadora que debido a estas circunstancias se suspende sin fecha prevista para retomar la negociación.

Desde UGT consideran que la decisión que se ha tomado tiene consecuencias “extremadamente negativas” para todo el personal ya que hasta la fecha la mayoría de propuestas presentadas al convenio han venido de la mano de UGT y habían sido aceptadas por la patronal.

En este momento, además de la mesa de negociación había una serie de compromisos con el Sescam y la vía abierta con ellos lo que podría haber impulsado la mejora del convenio, pero, según dice UGT, la decisión de CCOO “deja tirados” a más de 1.600 personas que trabajan en las empresas del sector y que a partir de este momento ven paralizada la negociación de la única herramienta que podía traer una mejora en derechos y retribuciones para todo este personal, su Convenio Colectivo.

Según señala, “en un escenario diferente en el que la negociación se hubiera roto o no existiera interlocución con el Sescam, UGT hubiera sido la primera organización en convocar movilizaciones”.

A su juicio, “no es comprensible que un sindicato provoque la ruptura de la negociación en un momento en el que no nos encontrábamos en un atolladero y la negociación fluía de forma razonable. Si la situación hubiera sido otra y no se hubieran aceptado las propuestas presentadas tendría más sentido”.

Desde UGT confían en que vuelva “la cordura y la responsabilidad” y se pueda retomar la negociación de un convenio que “puede suponer una recuperación de derechos tras años de recortes y perdidas que han afectado a más de mil personas”.