UGT, en un comunicado, se ha pronunciado así tras conocerse que los funcionarios de la mayoría de las administraciones están a punto de recibir en la nómina de agosto una paga de unos 300 euros, compensatoria de la subida salarial del 1,75%, con efecto retroactivo al 1 de Enero, según se establece en los Presupuestos Generales del Estado para 2018.

Al igual que en otros momentos se han aplicado los “recortes” previstos en la normativa estatal, UGT quiere que ahora se apliquen las mejoras que entre otros aspectos incluyen la recuperación salarial, la instauración de la jornada de 35 h/semana y la no aplicación de los descuentos salariales en las bajas médicas.

UGT no entiende “a qué se está esperando” para negociar todas estas cuestiones ya que el conjunto de empleados públicos dependientes de la Junta de Comunidades de Castilla-La Macha o el Sescam “están día a día en sus puestos de trabajo y quieren que estas mejoras sean una realidad a la mayor brevedad posible”.