Ante el escenario actual de rescisión del contrato a la empresa en 3 provincias, los sindicatos adelantan que “permanecerán vigilantes para que en ningún caso esto tenga efectos negativos sobre los trabajadores y la prestación del servicio”, han informado en una nota de prensa conjunta ambos sindicatos.

Además, recuerdan que pese a que el contrato a rescindir se licitó por tres millones de euros más que en la anterior legislatura, se acabó adjudcando por tres millones de euros menos.

“En el momento actual todos los años queda un remanente de más de cinco millones de euros, ya que el servicio actual se licitó por 63 millones y se adjudicó por 58”, aseveran las formaciones sindicales, que ahora piden destinar ese remanente a la mejora del servicio.