El sindicato ha mostrado su “preocupación” por el hecho de que “quizás”, la próxima semana, la Empresa Pública de Gestión Ambiental de (Geacam) dé los nombres y apellidos de los 385 trabajadores afectados por el quinto Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que ha presentado la empresa, de los cuales 343 son del dispositivo de incendios y 42 de Asistencias Técnicas.

Así lo han puesto de manifiesto en una rueda de prensa el secretario de , ; el secretario Estatal Forestal de FITAG-UGT, ; y , miembro del , quienes entienden que este ERE “va dirigido hacia los trabajadores que no novaron su contrato de trabajo de manera voluntaria”.

Los representantes de UGT creen que Geacam busca “dividir” y “meter más miedo en el cuerpo” a los trabajadores con su decisión de hacer público el listado con los nombres y apellidos de los afectadas por el ERE. Asimismo, han explicado que no esperan “muchas cosas” de la próxima reunión puesto que la empresa “no está haciendo propuestas reales para intentar minimizar los efectos del ERE”.

Los portavoces de UGT consideran que “no hay razones sobrevenidas, que son las que se dan en cualquier empresa para aplicar un ERE, sino razones provocadas e injustificadas por parte de la Administración y de Geacam para llevar adelante estas medidas”.

Asimismo, opinan que, con esta medida, la empresa quiere “eliminar y solapar” categorías profesionales “con el riesgo importante que esto causará en el trabajador para su integridad física”, a los que hay que añadir los que ya tienen por su profesión. A su juicio, alguien deberá de asumir esta responsabilidad y por ello han pedido un informe de prevención de riesgos laborales a Geacam a tal efecto.

UGT ve pocas opciones de llegar a un acuerdo habiendo despidos encima de la mesas. Es por lo que ha solicitado la retirada del ERE, y en todo caso medidas únicas y exclusivamente voluntarias, “ya que si no hay medidas voluntarias será difícil acordar algo”.

Igualmente, los representantes de UGT se han mostrado “bastante preocupados”, puesto que si ya de por sí el operativo es “insuficiente”, con esta medida si se lleva a efecto entienden que quedaría inoperativo, y por tanto han pedido que se diga quién va a apagar los incendios forestales, y quiénes van a asumir las responsabilidades de los riesgos a los que se va a exponer a los trabajadores y trabajadoras del dispositivo.

PRIVATIZACIÓN

Han dejado caer que “quizás” la verdadera intención de Geacam sea la de despedir a trabajadores de 12 meses para contratar a trabajadores solo para la campaña de extinción, ya que esta pregunta no tuvo respuesta por los gestores de Geacam. “Nos hace tenerla presente y nos hace sospechar por tanto, que lo que buscan es hacer de este sector algo jugoso para que a alguna de las grandes empresas le seduzca y tome parte en una hipotética privatización”.

De otro lado, han instado a la Administración ha definir qué tipo de dispositivo quiere y han recalcado la preocupación que existe por el abandono de las tareas preventivas, “que es la mejor manera de prevenir los incendios forestales”, al tiempo que han vuelto a incidir en la retirada del ERE por todo lo que supone, entre otras la “venganza” hacia los trabajadores que no novaron sus contratos.

También ha constatado la reducción de personal, ya que contaban en la empresa con 2.686 trabajadores en 2009, hasta los 784 actuales, más 1.200 fijos-discontínuos novados que se incorporarán a la Extinción, así como los datos de las hectáreas quemadas que se han visto aumentadas “considerablemente” con motivo de los recortes, y que han hecho cada vez “más difícil” controlar los mismos.

En los últimos dos años, según UGT, se han quemado más de 16.000 hectáreas, cuando en otros periodos bianuales idénticos la cifra no ascendía a las 10.000 hectáreas.