La sindicalista ha mostrado su preocupación por la alta temporalidad de los contratos que se realizan en Castilla-La Mancha, ya que “el 92,8% de ellos son temporales, lo que tiene “unas consecuencias muy negativas en términos de calidad de empleo y de salarios”, ha informado UGT en nota de prensa.

“Además hay una extensión de precariedad en el propio desempleo que se refleja en una baja tasa de cobertura, de un 48,3% que hace que se cree un gran volumen de paro estructural, de paro de larga duración sin derechos ni prestaciones”, ha alertado.

Por ello, la responsable de UGT ha resaltado que “es urgente aplicar políticas activas de empleo, como el Plan Extraordinario de Empleo, para atender a los 106.900 personas paradas de larga duración, que representan más del 52% de las personas sin trabajo que hay inscritas en Castilla-La Mancha, para así mejorar su empleabilidad y protección”.