En dicho encuentro, los delegados de UGT han expuesto la situación en la que se encuentran las bases, la falta de vehículos y personal en todas las provincias, el estado de los dispositivos y todos los problemas que existen actualmente, según ha informado el sindicato en nota de prensa.

Desde UGT se ha manifestado que el transporte programado no ha recibido toda la atención necesaria y es necesario continuar inspeccionando los vehículos y la situación del personal para mejorar las condiciones de trabajo y la calidad del servicio. En este sentido, aseguran que la directora gerente se ha comprometido a revisar todas las incidencias, tanto del transporte urgente como del programado, que serán remitidas por los delegados de UGT a lo largo de esta semana.

Desde UGT se solicitó esta reunión para buscar una vía dialogada a la actual situación del transporte sanitario, ya que entiende que la vía más eficaz para la resolución de los problemas existentes es alcanzar un acuerdo y conseguir que el Sescam se comprometa a revisar todos los problemas en un plazo breve y solicitar a las empresas que los subsanen es la formula para mejorar la prestación de este servicio público.

Otro punto que se ha planteado en la reunión es la necesidad de establecer protocolos de actuación en materia de salud laboral y en situaciones de conflicto de forma conjunta con las empresas dado que en las bases existe personal del Sescam y personal de las empresas adjudicatarias. Sobre esta cuestión, en UGT han apuntado que la directora gerente ha manifestado que se estudiará este planteamiento para buscar sistemas y protocolos que permitan solucionar los problemas que puedan surgir en este aspecto.

Para UGT es necesario que se establezcan protocolos adecuados al igual que los que existen para el personal del Sescam en los que se incluya también al personal de las empresas.

Por otro lado, el sindicato ha informado que actualmente se está negociando un convenio colectivo y a día de hoy no esta agotada la vía de la negociación, manteniendo la interlocución tanto con la Administración como con las empresas, por lo que no considera que sea el momento adecuado de realizar movilizaciones mientras que la negociación se mantenga abierta, algo que no descartan en un futuro escenario.