Según explica la doctora , responsable de estos talleres desde su inicio el pasado mes de abril, el nivel de incumplimiento del tratamiento es de aproximadamente un 18 por ciento, unos 400 pacientes en el conjunto del Área Integrada de Talavera, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Así, estos incumplimientos suelen estar ligados a dos factores: el desconocimiento de la enfermedad y sus consecuencias y la dificultad para adaptarse a un tratamiento que conlleva la utilización durante el sueño de un dispositivo que corrige el problema e impedir que colapse la vía aérea superior del paciente.

Los riesgos de este incumplimiento y de una mala adherencia son variados, pero están especialmente relacionados con la aparición o agudización de problemas cardiovasculares, como hipertensión, accidentes cerebrovasculares o ictus, arritmias cardiacas o infartos cardiacos, entre otros, que provocan graves daños orgánicos e incluso la muerte.

Circuito

Una vez el paciente es diagnosticado y se le pauta este tratamiento, se lleva a cabo un seguimiento para evaluar el nivel de cumplimiento o incumplimiento. Si se observa que no se alcanzan los mínimos definidos para que el tratamiento sea eficaz, unas 3 o 4 horas diarias de uso conectado al dispositivo, se cita al paciente al taller, donde profesionales de la , en colaboración con la empresa suministradora de las terapias respiratorias domiciliarias, ofrecen información sobre la enfermedad, los factores de riesgos, los síntomas y el tratamiento y sus posibles efectos secundarios.

Además de en grupo, los talleres permiten también realizar un abordaje individualizado para cada paciente, al que se ofrecen pautas para mejorar su adherencia al tratamiento en función de las dificultades que haya encontrado y de su situación particular, permitiendo además resolver dudas que el paciente pueda plantear.

Una vez el paciente acude a este taller, o bien es derivado a la Consulta de la Unidad de Sueño para evaluar su caso concreto o bien se establece un circuito de seguimiento para verificar si el taller y la información que se le ofrece modifican y mejoran su adherencia al tratamiento.

“La adherencia al tratamiento es muy importante para mejorar la calidad de vida de estos pacientes”, insiste la doctora Sevanne, que recuerda que este tipo de iniciativas provocan una mejoría del cumplimiento terapéutico de hasta un 30 por ciento en aquellos pacientes incumplidores que acuden a los talleres respecto a los que no acuden.