Según apunta en nota de prensa, la decisión de los partidos políticos representados en las Cortes de Castilla-La Mancha suponen un “toque de atención” al Gobierno central y al , Alimentación y porque “lo que pretende con la PAC es imposible”.

“No podemos hacer milagros. Si queremos un sector competitivo, si queremos mantener las zonas rurales, que nos digan cómo vamos a producir más alimentos, más variados y sostenibles, a precios bajísimos, cada vez con menos ayudas”, insiste el secretario general de UPA Castilla-La Mancha.

Así, desde UPA se exige a la ministra de Agricultura, , más implicación y compromiso con el sector, que se refuerce la postura de España a nivel comunitario y se demande una PAC fuerte con el presupuesto adecuado para el futuro del campo español y castellano-manchego, “pues otra opción no haría sino abocarlo a una muerte lenta.

Finalmente desde UPA recuerdan que la PAC no es una política para los agricultores, sino para toda la sociedad, “pues permite que todos los ciudadanos disfruten de los alimentos más sanos, más variados, más seguros y de más calidad del mundo. Y para que pueda seguir cumpliendo sus objetivos debe tener un presupuesto fuerte y unos objetivos claros”.