En concreto, UPA ha planteado esta reunión para abordar distintos temas de actualidad referentes al agua y que se desarrollarán en los próximos meses, según ha informado la Unión en nota de prensa.

Julián Morcillo ha explicado que es importante poner en común el nuevo ciclo de planificación que se iniciará en breve y definirá el marco en el que quedarán los regantes dentro de la demarcación del Júcar. Por otra parte, se ha trasladado el convencimiento de la UPA a la Junta Central de Regantes de la necesidad de disponer de una federación de comunidades de regantes a nivel regional donde se avance para tener un interlocutor con capacidad y representación suficiente que defienda los intereses generales de los regantes de la región.

Esta futura federación de regantes sería para UPA un elemento importante ante la Administración regional y la estatal y, por otra parte, ofrecería la coordinación suficiente que ayude a avanzar a los regantes de las siete demarcaciones de Castilla-La Mancha de forma conjunta.

Morcillo ha indicado que esta federación regional del agua “debe ser práctica, operativa y funcional, que ayude a avanzar y conseguir recursos, infraestructuras y dar respuesta a las necesidades de los regantes”.

Finalmente, los responsables de UPA y la Junta Central de Regantes Mancha Oriental han analizado el documento de posición del Gobierno regional, al que ambas organizaciones van a presentar una serie de alegaciones “poniendo el acento en que la prioridad del pacto debe ser garantizar los recursos necesarios de los ciudadanos de la región y especialmente de los regantes”. “Que se garanticen las demandas presentes y futuras de nuestros agricultores y regantes, sabiendo que tenemos recursos suficientes si se hace un reparto equitativo”, ha concluido Julián Morcillo.