A la reunión asistirá secretario general de UPA, y el responsable de Vino de la organización, , quienes han expuesto el momento que atraviesa el sector vitivinícola tanto a nivel estatal como en Castilla-La Mancha, donde muchos agricultores “han iniciado sus vendimias sin conocer los precios de las tablillas, o sin disponer de contratos como marca la ley de la cadena alimentaria”, según ha informado UPA en una nota de prensa.

Esta misma semana el responsable de UPA en la región ha explicado el enfado creciente que hay en el sector ante una situación que parece ser cíclica y condiciona el futuro de los viticultores.

De hecho, ha denunciado la carencia de contratos en variedades tempranas para la mayoría de viticultores donde hay constancia de que “en casos, solo les dieron un albarán con los kilos y una muestra del grado”, ha dicho Alejandro García-Gasco, responsable de Vino de UPA, que también asistirá a esta reunión.

A inicio de semana se remitió una carta a la para solicitar una reunión urgente y mostrar la preocupación por el inicio de la campaña de vendimia 2018, así como el incumplimiento de la Ley 12/2013, de 2 de agosto, de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria.

Una ley que está redactada para no dejar desamparados a los viticultores y ofrecerles un marco legal, disponer de un contrato, un precio fijado, unos mínimos para poder afrontar las campañas y el trabajo en condiciones y no estar abocados, “año a año, campaña a campaña, a depender de la voluntad de la industria independientemente de que las campañas sean buenas o malas”.