Tras la reunión que han mantenido distintas organizaciones con la subdelegación de Gobierno de al respecto del trabajo en el campo, desde UPA se han propuesto una serie de medidas que redunden por un lado en la disminución del desempleo en las zonas rurales y, por otro lado, que mejoren las condiciones de las personas que trabajen en las campañas agrícolas

La adecuación de los planes de empleo, la necesaria coordinación entre administraciones, o las campañas interiores bien organizadas y coordinadas, son algunas de las propuestas de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha

La Subdelegación de ha sido escenario de la reunión con distintas organizaciones y entidades implicadas tanto en las campañas agrícolas como en el trabajo en el campo, así como la problemática que podría surgir con la mano de obra en estas campañas como la del olivar y vendimia.

Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha se ha realizado una serie de propuestas encaminadas a la mejora de las condiciones de los trabajadores en el campo, pero, asimismo, a la reducicón del desempleo en las zonas rurales y a facilitar la contratación de personas en épocas concretas de campañas.

Esta situación, que puede darse tanto en las campañas de olivar y vendimia en Toledo, como en la del ajo en Cuenca, o el espárrago en Guadalajara, así como en otras a lo largo de la región, necesitan de un compromiso y entendimiento entre administraciones para una normalización en el tiempo. La organización agraria ha insistido en la necesidad de trabajar con las personas en situación de desempleo en la región; personas que, en casos, se encuentran ante la disyuntiva de ir a las campañas agrícolas sacrificando planes de empleo o las ayudas del Plan Prepara.

A la vista de estas circunstancias y de que algunos contratadores no puedan acceder a trabajadores, UPA ha hecho propuestas como la posibilidad de que las administraciones estatal, regional y local se coordinen para facilitar contrataciones. Por ejemplo, se podrían llevar a cabo campañas interiores pero bien coordinadas para trabajadores de distintas provincias de España. Asimismo, se podría buscar una herramienta para que las personas que cobran la ayuda del Plan Prepara pudieran prorrogarla, como así sucede con la prestación por desempleo, después de trabajar durante unas semanas en las campañas agrícolas.

Desde UPA Castilla-La Mancha se ha propuesto, asimismo, una amplitud de miras con los planes de empleo de los ayuntamientos pues en muchos casos coinciden con las campañas agrícolas, con lo que perjudica a aquellas personas que podrían optar a estos trabajos. En la organización agraria han condiderado intentar adecuar los planes de empleo de los ayuntamientos para que no coincidan con las campañas agrícolas y así abrir el abanico de la empleabilidad. Todo ello en beneficio de las personas que buscan trabajo y de aquellos contratadores que necesitan mano de obra en las distintas campañas agrícolas de la región.