La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha (UPA) ha aplaudido la decisión de la Consejería de Agricultura del gobierno regional de reconocer la aplicación de medidas de excepción derivadas de las condiciones extremas de sequía que están sufriendo muchos agricultores en la comunidad autónoma.

Así, desde la consejería se reconoce en la actual campaña de comercialización de productos agrícolas 2012/2013 la existencia de una situación climática excepcional por extrema sequía lo que supone que los agricultores pueda solicitar una serie de ayudas para cubrir los gastos ocasionados por esta situación.

Para UPA-CLM, según ha informado en nota de prensa, este reconocimiento supone una “buena noticia” sobre todo cuando la propia organización agraria solicitó en su día dicha aplicación de manera inmediata tanto al Gobierno nacional como al regional.

Es por ello que insisten en que es una medida “acertada”, pues creen que con esta orden “se flexibilizan las condiciones para acceder a las ayudas de rotación de cultivos y ayuda a las legumbres de consumo humano”.

Son precisamente los cultivos de cereales, leguminosas y proteaginosas (de la familia de los guisantes) los que se están viendo más afectados por la extrema sequía registrada durante el otoño y el invierno en Castilla-La Mancha, han alertado.

A pesar de las últimas lluvias estos cultivos presentan un estado vegetativo muy deficiente e incluso, en algunas zonas de secano, no podrán alcanzar la maduración completa para su recogida.

ACTUACIONES

De manera detallada, dentro de la orden que entra hoy en vigor, se autoriza el laboreo o el aprovechamiento de los pastos por el ganado antes del 1 de junio del presente año, en aquellas parcelas para las que se hayan solicitado ayudas dentro del Programa Nacional para el Fomento de rotaciones de cultivo en tierras de secano y del Programa Nacional para el Fomento de la calidad de las legumbres que se hayan visto afectadas por la sequía.

Esto supone que los cultivos no tendrán que mantenerse hasta el 31 de mayo o hasta la fecha local habitual de recolección. Así, aquellos agricultores interesados en el laboreo o aprovechamiento ganadero de las parcelas deberán comunicarlo en la que corresponda según su ámbito territorial con, al menos, un día natural de antelación.

La orden marca como condición indispensable dejar en los recintos de las parcelas que se pastoreen o laboreen una muestra testigo representativa y homogénea sin pastar ni labrar.

La organización agraria considera que, a pesar de permitir el levantamiento del cultivo por medios mecánicos, se debe aprovechar en la medida de lo posible mediante pastoreo, pues la mayoría de las superficies afectadas están sujetas a la Ley de Pastos y Rastrojeras que regula el pastoreo desde la recolección de la cosecha hasta finales de septiembre.