El responsable de UPTA en la región se ha preguntado “¿quién puede vivir con una pensión de esta cuantía? Esta es la pregunta que se hace la organización, porque más de 56.000 autónomos jubilados cobran pensiones por debajo del salario mínimo interprofesional al mes, imposible poder vivir con un mínimo de dignidad con esta situación”, según ha informado la organización en un comunicado.

García ha dicho que “es necesario que las pensiones procedentes del régimen de cotización de los autónomos (Reta), así como las procedentes de otros sistemas que no llegan al salario mínimo interprofesional, sufran un incremento en sus cuantías en superior porcentaje que las que lo superan”. Además ha aseverado que hay que “romper la dinámica del aumento en la brecha entre las pensiones contributivas, de lo contrario crecerán los desajustes y por lo tanto la desigualdad”.

“Los pensionistas autónomos del futuro tienen que encontrar en el sistema público las garantías necesarias para sentir la necesidad de hacer un esfuerzo mayor en la contribución económica a la Seguridad Social”, ha señalado Cesar García para quien “los incentivos fiscales con las mismas condiciones que los sistemas privados ayudarían a miles de autónomos a hacerlo”.

Por regímenes en Castilla-La Mancha, el régimen general es el mayor con 147.317 beneficiarios con una pensión media de 1.113,40 euros —390 euros por encima que el de autónomos—. En cuanto a incapacidades permanentes son 29.570 los jubilados que provienen del régimen general con una pensión media de 899,91 euros, mientras que los 7.744 autónomos en esta situación no cobran más de 640,16 euros de media, según UPTA.

En el caso de las pensiones de viudedad, la media en Castilla-La Mancha para aquellas que provienen del RETA es de 559,86 euros, mientras que las pensiones por este motivo que vienen del régimen general ascienden a 675,28 euros de media, señalan desde UPTA.