La residente de Medicina Familiar y Comunitaria Martínez ha liderado el trabajo, que ha contado con la participación de las residentes y y los adjuntos y , bajo la tutorización del médico de Familia .

El proyecto pretende analizar si las pulseras de actividad o wearables no son sólo un juguete sino que pueden ayudar a mejorar la salud de los pacientes. Para ello, y con la participación de pacientes del centro, este año se desarrollará el proyecto para comprobar su utilidad en el caso de personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y otras patologías, ha informado la Junta en nota de prensa.

Según ha explicado Beatriz Yuste, se seleccionará a 60 pacientes con diagnóstico EPOC y se establecerán tres grupos. Por un lado, se ofrecerá un programa formativo teórico sobre dieta y ejercicio con el que lograr un mayor control y mejora de su enfermedad y capacidades físicas. Por otro, se celebrarán sesiones semanales de ejercicio grupal para poner en práctica lo aprendido y favorecer cambios en los estilos de vida.

A un grupo de pacientes se les facilitará una pulsera de actividad para monitorizar, entre otros parámetros, la actividad física, pasos y distancia recorrida y frecuencia cardiaca, y se analizarán los datos recogidos por el dispositivo para valorar el impacto que tiene el ejercicio físico sobre la enfermedad.

Todo ello se completará con cuestionarios antes y después de la intervención. “De este modo, podremos saber si nuestro programa educativo y el uso de pulseras de actividad contribuye a mejorar el control de los parámetros clínicos y de función respiratoria de nuestros pacientes”, ha señalado Beatriz Yuste.

Los autores del trabajo se han basado en la idea de aplicar el ejercicio físico para el tratamiento de patologías crónicas “porque habitualmente centramos demasiado nuestros esfuerzos en la terapia farmacológica, y debemos poner más atención en el poder que tienen los cambios en estilos de vida saludables para la mejora de la salud de los pacientes, midiendo el efecto del ejercicio gracias a las oportunidades que las nuevas tecnologías ponen a nuestro alcance”.

El tutor del proyecto, , apunta que “la atención sanitaria va a cambiar, tenemos que estar en ese cambio; y los residentes van a vivir la sanidad del futuro, en la que la información va a ser un elemento fundamental en la asistencia”. Por ello, “manejar esa información, los medios, hablar en público y comunicar para hablar en salud es algo que deben hacer los residentes desde que empiezan”.

Las VI Jornadas de Residentes y Tutores de Semergen, celebradas recientemente en , reunieron a más de 300 profesionales en una cita que pretende reforzar la relación entre ambas figuras, potenciando la formación y el aprendizaje de nuevas habilidades.