Así lo ha puesto de manifiesto tras presentar la aprobación del anteproyecto de ley contra la violencia machista que su Ejecutivo está impulsando esta legislatura, y cuyo borrador ha aprobado este lunes el .

En todo caso, el titular del Ejecutivo castellano-manchego ha dicho que “el respeto a las decisiones judiciales” no significa no poder pronunciarse sobre las mismas.