El portavoz de la AEMET, del Campo, ha explicado a Europa Press que el temporal de nieve será “importante” en la cordillera Cantábrica donde podrá acumularse en dos días cerca de un metro de nieve y las temperaturas serán más bajas de lo normal para estas fechas. “Serán plenamente invernales”, ha advertido.

Además, lo más destacado este jueves será el temporal marítimo en donde se ha activado el aviso de riesgo extremo (rojo) por olas de más de 10 metros de altura y avisos naranjas (riesgo importante) en la costa cantábrica por olas de 5 o 6 metros.

La situación se debe a la llegada de un frente que dejará precipitaciones en “prácticamente toda la Península y Baleares”, excepto en el sureste, , y , así como también se “librará” el extremo suroeste peninsular.

Del Campo ha dicho que en el resto “lloverá o nevará” y las precipitaciones más intensas se esperan en Galicia y la cordillera cantábrica, aunque también lloverá con “cierta intensidad” en otras zonas como el sistema Central, en puntos del sistema Ibérico, Pirineos y montañas de Andalucía oriental.

En concreto, ha insistido en las precipitaciones “especialmente” afectarán a Galicia y la cordillera Cantábrica donde podrán ser fuertes, persistentes y en Galicia acompañadas de granizo. En el litoral asturiano se podrán acumular hasta 40 litros por metro cuadrado en 12 horas y en el resto unos 15 litros por metro cuadrado en una hora. El temporal también llegará a Baleares, donde se esperan tormentas fuertes y acompañadas de granizo.

Además, ha añadido que una vez que pase el frente llegará una masa de aire muy fría, inestable, de origen polar, está al otro lado del atlántico, entre Terranova y Groenlandia por humedecer al pasar por el Atlántico y provocará lluvias abundantes en el extremo norte. Las nevadas serán persistentes y copiosas a partir de 700 metros en la cordillera Cantábrica, la meseta norte, en el sistema Ibérico y a partir de 1.000 metros en el sur y Mallorca.

Junto a esta situación, bajarán las temperaturas en la mitad oeste de forma notable, hasta 6 u 8 grados centígrados respecto a este miércoles y las heladas estarán restringidas a las zonas de montaña, mientras en el Pirineo puede ser algo más intensas.

De este modo, ha precisado que en el interior de la mitad norte las máximas estarán en torno a 8ºC; en el centro y meseta sur, entre 10 y 12ºC; en Andalucía occidental, entre 15 y 18ºC, mientras en el sureste peninsular y Baleares se alcanzará en algunos puntos los 20ºC.

El viento soplará de forma importante y dejará rachas muy fuertes en los litorales, con una velocidad de entre 70 y 90 kilómetros por hora. “Será un día con mucho viento en todas partes y junto con las lluvias y el frío será un día desapacible”, ha resumido.

NEVADAS ABUNDANTES

Las nevadas previstas han motivado el aviso rojo por nevadas en y a partir de 800 metros de más de 40 centímetros o más de 24 horas; será una situación adversa por nevadas abundantes y en (León) se podrán acumular unos 5 centímetros de nieve a partir de 700 metros; en el este de y (, , Segovia) tendrán avisos amarillos porque acumularán de 2 a 3 centímetros de nieve mientras en las zonas de montaña de Burgos y sistema Central se acumularán más de 20 centímetros en 24 horas, mientras en la se acumularán entre 5 y 10 centímetros de nieve a partir de 1.000 metros.

El viernes, tras el paso del frente, quedará una situación de vientos del norte, húmedos y fríos que seguirán dejando precipitaciones bastante abundantes en el extremo norte, Galicia, las comunidades cantábricas y Pirineos donde serán fuerte y localmente persistentes. También podrá llover en zonas de montaña, en los sistemas Central, Ibérico, en las sierras del sureste y también puede caer alguna lluvia débil en la meseta norte y en el valle del Ebro. En Baleares la jornada será más tranquila y sin lluvias.

Del Campo ha añadido que en las comunidades cantábricas la cota de nieve seguirá en 700 metros, en el resto de la Península y Baleares en 900 metros menos en el sur, que subirá hasta 1.000 metros. “Seguirá nevando con intensidad en la cordillera cantábrica y se mantendrá el aviso rojo en Asturias, donde se podrán sumar otros 40 centímetros de nieve”, ha comentado. En el resto del cantábrico habrá aviso naranja por nevadas ya que se acumularán entre 10 y 20 centímetros de nieve.

El viernes las temperaturas no variarán mucho aunque las heladas serán más marcadas en los sistemas montañosos en la meseta norte y este de Castilla-La Mancha. Las heladas serán débiles, unos -2 o -3ºC en las dos Castillas e intensas de hasta -10ºC en Pirineos.

Las temperaturas máximas serán “incluso” más frías que el día anterior y en Madrid no se alcanzarán los 10ºC; en la mitad norte, unos 6 u 8ºC, excepto en el valle del Ebro, donde superarán levemente los 10ºC. En el suroeste se situarán entre 14 y 18ºC y en la franja mediterránea entre 16 y 18ºC. En Baleares alcanzarán los 15 o 18ºC y las mínimas en Baleares se quedarán entre 5 y 8 grados centígrados.

Respecto al fin de semana, el portavoz prevé que el sábado sigan soplando vientos del norte y la situación será similar a la del día anterior y las precipitaciones quedarán acotadas al extremo norte y también podría caer “alguna gota” en Castilla y León y Baleares. La cota de nieve comenzará en unos 700 u 800 metros en el norte y en unos 800 o 900 metros en el sur, mientras que a lo largo del día subirá hasta los 1.500 metros en el noroeste y en el resto del norte a 1.000 metros.

Las temperaturas apenas variarán aunque las mínimas descenderán aún más y las heladas serán generalizadas “en ambas mesetas” donde se podría llegar a -4 o -5 grados centígrados, sobre todo en el norte de la meseta norte y hasta -10 ºC en Pirineos.

Respecto al domingo, Del Campo ha añadido que la situación será similar pero prevé que llegue otro frente que atravesará de oeste a este toda la Península y a su paso dejará precipitaciones y de nuevo las más intensas se esperan en Galicia y el cantábrico donde nevará a partir de 1.000 metros al principio y a partir de 1.200 a 1.600 al final del día.

El viento rolará al oeste y provocará un ascenso de la cota de nieve y de las temperaturas, aunque seguirán las heladas en zonas altas de Castilla-La Mancha y a puntos de montaña.

De cara a la próxima semana, Del Campo considera probable que lleguen borrascas desde el oeste de la Península con vientos ábregos que dejarán lluvias generalizadas en la vertiente Atlántica, es decir en los dos tercios oeste de la Península, y las temperaturas serán más “templadas”.