Castilla-La Mancha es una comunidad autónoma eminentemente rural, pero además de rural, ésta es fundamentalmente agraria, por ello el diputado de Ciudadanos recuerda que “no se ha luchado contra la despoblación de nuestros pueblos y no ha habido ningún tipo de medida por parte de los anteriores gobiernos en Castilla-La Mancha”.

Zapata ha explicado que Ciudadanos “tiene especial interés en la protección de la agricultura ecológica, al igual que considera que la agricultura, la ganadería, la silvicultura y la pesca, contribuyen de forma muy significativa a la formación del PIB regional, aportando más del 8 por ciento”.

El diputado regional ha defendido que desde esta Consejería se asumen unas competencias “especialmente importantes” para nuestra región, “no sólo en el sector agrario y la alimentación, sino también la gestión en las infraestructuras relacionadas con el agua, el desarrollo rural o la política agroambiental”.

Zapata ha advertido que el año 2020 “implicará una nueva PAC para nuestros agricultores influenciada fuertemente por los efectos del Brexit, y la pérdida de casi 67 millones de habitantes, y una contribución total del Reino Unido al presupuesto de la UE de 10.575 millones de euros”.

El GPCs, ha indicado el diputado de Ciudadanos, persigue un último objetivo que es “el desarrollo sostenible económico y social del medio rural castellanomanchego”.

Finalmente, y con respecto a la , Zapata ha observado con preocupación “la caída de la inversión en el programa 512A de Creación de Infraestructura Hidráulica, que pasa de 29 millones a 20 millones, algo que Castilla-La Mancha no se puede permitir de ninguna manera”.