Así se desprende del escrito de acusación del al que ha tenido acceso Europa Press y en el que se recoge que el 10 de febrero de 2018 dos amigas de la víctima fueron a orinar al lado de donde se encontraba el vehículo del fallecido, que estaba cerca de una atracción de feria. Una de sus trabajadoras les afeó la conducta a las chicas, por lo que se produjo un cruce de insultos entre las dos partes.

Cuando los tres amigos volvieron al coche de la víctima para marcharse, siempre según el relato de la Fiscalía, otro de los trabajadores de la atracción que había presenciado los hechos anteriores, R.C.U., se puso delante del coche para afear la conducta y cuando la víctima le dijo “¿qué pasa?” con la ventanilla abierta, el feriante le golpeó el rostro a través de la misma.

En ese momento llegaron otros feriantes, entre ellos el padre de R.C.U. y acusado del presunto homicidio, portando unas pinzas metálicas de arranque de vehículo con las que, cuando la víctima se bajó del vehículo enfrentándose a ambos, J.F.C.F. “con conciencia de que con ello podía provocaron resultado letal” golpeó con la parte metálica de las pinzas violentamente la cabeza de la víctima, provocando que cayera inconsciente al suelo.

En ese momento, una de las amigas que iba con el joven dio la vuelta por delante del coche y acudió en auxilio de su amigo, evitando que siguieran golpeándole. De forma inmediata otro amigo lo trasladó al , donde falleció a las pocas horas del mismo día, como consecuencia de la hemorragia cerebral que le provocó el golpe.

Por estos hechos, la Fiscalía solicita además que J.F.C.F., en prisión desde que ocurrieron los hechos, indemnice a la madre del fallecido con la cantidad de 85.557,36 euros por la muerte de su hijo, y al hermano de la víctima con 24.444,96 euros por la misma causa.