No obstante, y según ha informado el , sólo se sentará en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Ciudad Real los próximos días 26, 27 y 28 de febrero uno de los acusados, F.C.M, ya que otro ha fallecido y los otros dos están en rebeldía.

Según el escrito de acusación al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos ocurrieron entre octubre de 2005 y febrero de 2006 cuando, tras negociar el traspaso de un supermercado en Villanueva de los Infantes y la apertura de cuentas sin los fondos necesarios para hacer frente a pagos, contrataron a cuatro personas y comenzaron a pedir suministro a proveedores de la zona.

Los primeros suministros eran pequeños y los abonaban, si bien los siguientes fueron mayores y entregaron a los proveedores pagarés “con la evidente intención de no atenderlos a su vencimiento al carecer de fondos”.

Una vez que recibían la mercancía la vendían a precios que, a veces, incluso estaba por debajo de su coste de forma que obtuvieron cuantiosos beneficios y desaparecieron hacia finales de febrero, por lo que los afectados comenzaron a interponer las denuncias a partir del 24 de febrero de 2006.

En total, el perjuicio causado por los asciende a 353.937,95 euros que adeudan a 34 empresas además de a los empleados que contrataron y no pagaron. Por este presunto delito continuado de estafa la Fiscalía solicita una pena de 6 años de cárcel.