Según recoge la sentencia, a la que ha tenido acceso , en el primero de los hechos, ocurridos entre 2006 y 2007, “no se ha podido demostrar” que hubiera tocamientos del hombre hacia la menor.

Sobre el segundo de los casos, cuando supuestamente, el hombre se llevó a la menor en 2012 a un descampado para abusar de ella, la sentencia recoge que el hombre había abandonado la casa para irse a vivir a a trabajar en la construcción en 2011.

Durante el juicio, el fiscal retiró la acusación sobre el primero de los delitos, por considerar que la declaración de la menor tenía muchas incoherencias. El fiscal pedía el hombre, por los dos delitos, un total de 14 años de prisión.