En una entrevista concedida a , Martín ha insistido en que el Ayuntamiento “ha hecho las cosas bien” y ha evitado la especulación del suelo trasladando todo el coste al empresario.

El regidor ha recordado que el inversor compró un millón de metros cuadrados para hacer una urbanización en la que planeaba la construcción de 1.000 viviendas junto a un campo de golf de 21 hoyos con una extensión de medio millón de metros cuadrados. No obstante, prosigue, “el Ayuntamiento condicionó las licencias de construcción de viviendas hasta que no estuviera hecho y en funcionamiento el campo de golf, con lo cual Valdepeñas dispone ahora de una urbanización ya equipada, cuyo costé está siendo soportado por la iniciativa privada”.

En este sentido, Martín ha destacado que la empresa tuvo que afrontar los derechos de cesión de suelo y el pago del 3% de los 24 millones de la licencia de urbanización.

En todo caso, el primer edil ha aseverado que la construcción de este campo sería “buena” para Valdepeñas . “Hay que recordar que el campo de prácticas será municipal con tasas públicas para que puedan jugar al golf tanto el hijo del médico como el del hortelano, que se generaría más inversión hostelera por parte de la iniciativa privada, y que estimamos que atraería a unas 6.000 personas al año con un poder adquisitivo medio-alto, lo que contribuiría a la revitalización del comercio y del turismo”, ha indicado el alcalde.

Si bien Jesús Martín ha apuntado que el consistorio podría ejecutar la cláusula resolutoria, quedarse con el suelo a coste cero y construir el campo de golf por su cuenta, considera que hay actividades que deben ser gestionadas por la empresa privada, “no tanto porque sea mejor, sino porque es la conocedora de los riesgos y del mercado”.

“Es una cuestión de tiempo y cuando la economía cambie, y pueda ejecutarse el proyecto, Valdepeñas podrá estar en la primera línea de batalla para ganar a otras localidades”, ha remachado.