En la presentación, han estado acompañadas por el arquitecto que trabaja en el proyecto, , quien ha explicado las dos opciones: pasarela elevada o ampliación de la rotonda que une las dos poblaciones, ha informado el Ayuntamiento de Ciudad Real en nota de prensa.

Ha explicado que la pasarela es un paso elevado sobre la autovía que se realiza mediante dos rampas laterales con una pendiente suave, al 5%, hasta conseguir una altura libre de 5’50m sobre los carriles de acceso y se unen mediante un tramo central sobre la autovía a unos 8 metros de altura. Las rampas tendrán unos 120 metros de longitud. Se inician en talud y después se apoyan en pilares. El tramo central se apoya en pilares en sus extremos. Tiene un ancho de 3,50 metros, que posibilita el uso peatonal y ciclista, delimitado por franja sobre el pavimento. El presupuesto estimado para esta solución es de unos 1.758.400,00 euros.

En cuanto a las ventajas, esta solución ofrece independencia absoluta del peatón frente al tráfico de vehículos, el autoriza este tipo de pasos elevados y puede ofrecer una imagen positiva.

Entre los inconvenientes, mayor impacto visual, gasto más elevado que la otra alternativa o el uso dudoso por los peatones, al tener que recorrer 300 metros adicionales en rampa, podría ofrecer sensación de inseguridad, por ser un espacio estrecho sin posibilidad de huida y mayor incidencia de factores climáticos al ir elevado. Es además una solución 50 centímetros más estrecha, impidiendo la separación física entre peatón y ciclista.

En cuanto a la otra alternativa, la ampliación de la rotonda, Pérez Parada se ha referido a ella como la recuperación del enlace tradicional entre los dos municipios. permite el paso sobre la autovía manteniendo el mismo nivel. El cruce de la autovía se realiza ampliando 4 metros la rotonda existente. Se accede a este tramo central cruzando el carril de entrada o salida de la autovía, que tendrán limitada la velocidad a 40 kilómetros hora, igual que en el núcleo urbano. Se dota de paso de peatones y control de semáforos y tiene un ancho de 4 metros, que posibilita el uso peatonal y ciclista, con separación física entre ambos usos. Su coste estimado de 950.000,00 euros.

Refiere como ventajas que es un recorrido cómodo peatonal al mismo nivel, sin aumentos extras para las rampas, es la conexión urbana natural entre las dos ciudades, sin mecanismos intermedios, prácticamente se hace el camino en línea. Tiene mayor anchura, 4 metros, que permite separación física entre peatón y ciclista y ofrece mayor sensación de seguridad física, al interpretarse como calle.

Los inconvenientes pasan porque existe interrelación entre peatón y vehículos controlada por semáforos; en momentos puntuales, pueden formarse filas de coches esperando el paso de peatones —en el caso que no ocupa, la acumulación de vehículos se minimiza al proponer un nuevo acceso rodado del tráfico proveniente de Daimiel por la Avda. Parque de Cabañeros, independizándolo del proveniente de Miguelturra—. Además, el Ministerio de Fomento no permite pasos peatonales y ciclistas sobre los ramales de enlace a sus autovías, aunque hay ejemplos en contra de ese criterio y sería objeto de negociación como apuntaba la alcaldesa de Ciudad Real a preguntas de los periodistas.

Puestas sobre la mesa las dos opciones, según explicaban las alcaldesas de los dos municipios, el siguiente paso es la reunión con colectivos y usuarios del camino a pie entre los dos puntos de ambas localidades para presentar. La reunión con todos ellos se ha convocado para esta misma tarde en el Ayuntamiento de Miguelturra.

Transcurrido un plazo razonable para el estudio y posibles aportaciones ciudadanas, se retomarán los trabajos técnicos y políticos a fin de dar forma a lo que será el proyecto definitivo.