El próximo 27 de septiembre, se despedirá de la afición alcazareña como torero en una corrida muy especial en la que se encerrará con seis toros de las ganaderías de Mollalta y El Ventorrillo en la Plaza de Toros de Alcázar de (Ciudad Real).

Este festejo ha sido presentado este miércoles por el alcalde, ; el propio torero y Ángel Lillo, responsable de la empresa Amanecer Taurino, S. L., organizadora de la corrida, además de varios miembros de la Comisión Taurina de Alcázar.

Diego Ortega, amigo personal del diestro, ha confiado en que la del próximo día 27 sea una tarde de fiesta porque Aníbal Ruiz va a dedicar esta última corrida a toda la afición que lleva siguiéndole y animándole desde que se convirtió en matador de toros hace 17 años, siendo “el más importante de Alcázar y uno de los más importantes de toda Castilla-La Mancha”. Precisamente, la corrida va a ser retransmitida para toda la región a través de Castilla-La Mancha Televisión.

Sobre este festejo de seis toros sólo para él, Ortega ha señalado que “es una muestra más del cariño que siente por Alcázar y por su afición”. “Esta plaza le vio crecer como torero y por eso ha querido despedirse aquí de los ruedos”, ha afirmado el alcalde, quien ha realizado un llamamiento a los vecinos y aficionados para que llenen la plaza en la despedida de Aníbal Ruiz.

Por su parte, Ángel Lillo ha manifestado que fue su empresa la que le dio la primera oportunidad a Aníbal Ruiz y también estará en la despedida. El empresario ha reconocido sentir pena por la despedida del torero, aunque ha agradecido la forma en que Alcázar va a volcarse con él por este motivo, “en un espectáculo que es muy difícil de dar”.

Lillo, que ha comentado que se podrán ver los toros en los corrales de la plaza, ha asegurado que habrá una entrada general única a un precio muy asequible, 10 euros, mientras que los niños entrarán gratis para fomentar la afición.

“MENTALIZADO Y DESEANDO”

El último en tomar la palabra ha sido el propio Aníbal Ruiz, quien ha agradecido a Diego Ortega su apoyo, su cariño y los innumerables gestos que ha tenido con él, así como a Ángel Lillo, que, según ha dicho, le ha “enseñado mucho y es responsable de lo alto que he llegado”.

Aníbal Ruiz ha admitido estar contento por la carrera que ha llevado como torero y ha confesado que desde niño ha soñado con encerrarse con seis toros en su pueblo, algo que le hace sentir “mucha responsabilidad”, pero a la vez dijo estar “mentalizado y deseando que llegue el día 27”.

No se ha olvidado el torero de agradecer la fidelidad de su peña durante tantos años y que han sido más de 225 corridas las que ha realizado a lo largo de su trayectoria, compartiendo cartel con nombres como Espartaco, Curro Romero o , “cosa que no pensaba que lograría cuando era niño”.

Este mismo año ha participado en once corridas y doce festivales, lo que “es un buen número para como están las cosas”. En este punto, ha subrayado que se retira estando en plena forma. “He preferido dejar el toreo ahora que estoy bien, y no que el toreo me deje a mí”.