La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, considera probado que el condenado podría estar realizando actividades de colaboración para la venta de sustancias estupefacientes, habiendo establecido diversos dispositivos de vigilancia a tales efectos en las inmediaciones de sus domicilios en Malagón cuyos resultados determinaron la práctica de una diligencia de entrada y registro en el último de los domicilios reseñados que fue autorizado por Auto de fecha 18 de junio de 2018 dictado por el Juzgado de Instrucción n° 3 de Ciudad Real.

En el transcurso de dicha diligencia por agentes de la Guardia Civil se procedió a la incautación de 9 bolsas de plástico de color blanco que albergaban todas ellas una sustancia que resultó ser cocaína en cantidad de 4,96 gramos y con una riqueza media del 81,05%, dos bolsas más grandes que albergaban una sustancia blanca que tras ser analizada por laboratorio oficial resultó ser cocaína con un peso de 12,99 gramos y una riqueza media expresada en cocaína base de 81,27%.

Además la cantidad de 102,51 gramos de resina de cannabis, sustancias todas ellas que el acusado pretendía introducir en el tráfico ilícito mediante su venta a terceras personas.

También fueron encontradas varias bolsas de plástico cortadas para realizar envoltorios de la droga, así como alambre para sellarlos, una báscula de precisión y bolsas de plástico pequeñas para dosificar la sustancia estupefaciente, siendo intervenidos igualmente 5.940 euros distribuidos en billetes de 50 euros, de 20 euros, de 10 euros y de 5 euros y 68,73 euros en moneda fraccionada procedentes de la actividad venta de sustancia estupefaciente realizada por el acusado. El valor de la cocaína intervenida asciende a la cantidad de 1.958,62 euros y el valor del hachís a 1.382,85 euros