Según ha explicado la abogada de la defensa, Ana Adán Serrano, el acusado “ha preferido aceptar esa pena de prisión, aunque nosotros veníamos a defender su inocencia” con el compromiso de solicitar ahora la suspensión de la pena y que no entre en la cárcel si cumple las penas accesorias que se recogerán en la sentencia.

En concreto, J.F.N-A.R-B. ha aceptado la prohibición de acercarse y comunicarse con la menor durante tres años, además de otros dos años de libertad vigilada y el abono de una indemnización de 5.000 euros a la víctima como solicitaba el .

Los hechos por los que se ha llegado a un acuerdo ocurrieron sobre las 16.45 horas del 12 de septiembre de 2016 cuando el acusado entró en la habitación en que la niña dormía la siesta, se bajó los pantalones y comenzó a masturbarse, además de intentar bajar los pantalones de la menor y tocarle el culo por encima de ellos, si bien abandonó la habitación ante la resistencia de la pequeña.