Aunque no es la primera vez que aparecen restos de niños en la cueva del centro ceremonial sí es novedoso el hallazgo de dos enterramientos depositados en el interior de pithoi —recipientes cerámicos—, según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Se trata de restos que se encuentran en muy buen estado de conservación por lo que permitirán avanzar en el estudio de este centro ceremonial orientado a los solsticios y vinculado a una religión solar.

El hallazgo es “sorprendente”, a juicio del equipo que dirigen los profesores doctores, el arqueólogo y la arqueóloga forense que, a falta del estudio antropológico, han considerado que la situación de los enterramientos infantiles podría indicar una sectorización del espacio cementerial, que dividiría la población entre adultos y subadultos.

La campaña de excavaciones 2018 finalizará en los próximos días y el primer balance no podría ser “más exitoso” ya que además se han localizado huesos de al menos 20 individuos en el interior de la cueva.

Así lo ha explicado el alcalde de Terrinches, , que ha recordado que el año pasado el Plan Regional de Investigación del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico de Castilla-La Mancha permitió encontrar esta nueva galería subterránea que ha permanecido sellada desde la Prehistoria.

En este sentido, ha señalado que en la campaña de este año, cofinanciada por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y el Ayuntamiento de Terrinches con 33.080 euros y en la que han participado alumnos de la y trabajadores del del Ayuntamiento, ha sido muy fructífera.

“Se han realizado numerosos hallazgos que permiten entender el ritual funerario y religioso practicado en Castillejo del Bonete dos mil años antes de Cristo, durante la Edad del Bronce”, ha afirmado.

En la dirección de esta campaña de excavaciones han participado además las arqueólogas Inés Pérez Guzmán y Uxue Pérez Arzak, así como las antropólogas e .