Según han informado en un comunicado, “la falta de rentabilidad pone en peligro este cultivo centenario, que ha sido partícipe de la supervivencia de muchos de nuestros pueblos y de una gran actividad económica y social. Hoy el olivar tradicional está en peligro y es necesario su incondicional apoyo desde las administraciones y desde el propio sector”.

Por lo anterior, desde Asaja Ciudad Real piden “que se siga avanzando en la calidad, trazabilidad y en una mejor comercialización y organización del sector olivarero”. Asimismo, desde esta organización agraria han insistido, de cara a la futura PAC, en que haya un reparto “más equitativo” de las ayudas de este sector, reduciendo “las grandes diferencias entre agricultores de distintas comarcas y regiones productoras de aceituna y aceite de oliva”.