La organización agraria pide actuar urgentemente y buscar e implantar medidas excepcionales en esta área para que no continúen agravándose las pérdidas que sufren, desde hace cuatro años, los agricultores.

“Donde hace una década era impensable ver un ciervo y un jabalí ahora campan a sus anchas”, ha explicado el presidente de ASAJA en Villanueva de la Fuente, .

En nota de prensa, la organización agraria ha indicado que septiembre siempre es la peor época y este año con la sequía se agrava el problema, pues la falta de alimento provoca que los animales se instalen en los campos sembrados.

“Todo esto ocasiona grandes pérdidas económicas. En cuanto a las producciones afectadas, además de los cereales, se están viendo seriamente dañados los cultivos leñosos, sobre todo las plantaciones más jóvenes de olivar y almendro”, han alertado.

Por ello, han reclamado aplicar medidas excepcionales, que determinen los técnicos especialistas, para poder ejercer un control efectivo de las poblaciones de estas especies, que no solo provocan daños a los agricultores, pues según ASAJA, “la presencia de estos animales aumenta el peligro de sufrir accidentes de tráfico en la zona”.