Así, en Clamber, y través de la biomasa, podrán obtenerse en fase experimental productos como polihidroxialcanoatos (PHAs), que son precursores de los bioplásticos para la agricultura, bolsas o botes y ácido cítrico, que actualmente se utiliza como aditivo alimentario y detergente.

También se puede conseguir ácido succínico, que se utiliza como compuesto de partida para la fabricación de una amplia variedad de productos, desde aditivos para pinturas y recubrimientos hasta adhesivos, sellantes, pieles artificiales, cosméticos y productos de higiene personal, ha informado ASEBIO en nota de prensa.