El Museo Formma existe gracias a la cesión de la colección ‘Jesús Lizcano’ que su propietario acordó con el Ayuntamiento hace ya más de una década, según ha informado en nota de prensa el Ayuntamiento de Alcázar.

“Piezas de un gran valor etnográfico, adquiridas durante años, con mucho esfuerzo económico y documental, que no hubiera sido posible mostrarlas si no es gracias al Ayuntamiento de Alcázar”, ha explicado Lizcano.

Por su parte, el director honorífico ha animado a la gente a que visiten la Colección ‘Jesús Lizcano’, una exposición permanente que exhibe el museo de la cerámica, ya que ha asegurado que es “muy interesante conocer, a través de la alfarería, cómo fue la vida de nuestros antepasados”.

Igualmente, la primera edil ha puesto en valor el gesto de Lizcano porque, a su juicio, “sin él no hubiera sido posible el Formma y la interesante restauración que se hizo del edificio no serviría de nada”.

Por último, Melchor ha destacado también el carácter de “museo vivo” que tiene este espacio, que se encuentra en el antiguo Convento —conocido como el granero de las monjas— ya que acoge diferentes muestras, exposiciones y actividades a lo largo de todo el año que complementan la exposición permanente.