Zamora ha destacado cómo se trata de una obra “urgente y necesaria” que había que afrontar con “valentía” después de muchos años en los que anteriores equipos de Gobierno estuvieron “mirando para otro lado”. La plaza, ha reconocido la primera edil, tenía graves problemas de saneamiento, las bajantes del número 6 no vertían en la tubería, el abastecimiento se realizaba con tuberías de fibrocemento que se han ido rompiendo y los terrenos no filtraban con normalidad.

Para mejorar la situación de la plaza, se está renovando todo el abastecimiento con tuberías de fundición dúctil, que garantiza más durabilidad, se renueva el saneamiento con materiales de muy alta calidad, y todo sin afectar el suministro de agua o depuración de los vecinos de la plaza. Además se apuesta por la seguridad de los edificios, con una barrera de pilotes, según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Las obras comenzaron el 13 de enero, avanzan a un ritmo adecuado, y está previsto que culminen para el mes de septiembre. La alcaldesa ha anunciado que cuando terminen estas obras, se procederá a la adaptación de la superficie de la plaza, y se está trabajando en la peatonalización de la Avenida de Alfonso X el sabio.

“La idea sería unir la plaza con el Mercado y la calle Postas, para dejar un centro de la ciudad del que puedan disfrutar los vecinos y vecinas de Ciudad Real”, ha dicho. El Ayuntamiento presentará a los vecinos un primer proyecto de superficie para la plaza de Cervantes, que será valorado en un proceso participativo para que se puedan realizar sugerencias.

La alcaldesa ha señalado que una obra de tanta envergadura en el centro de la ciudad ha acarreado problemas para los vecinos y para los hosteleros de la Plaza, “pero no podíamos mirar para otro lado, no podíamos no hacer nada porque eso fuese un problema, y estamos para resolver los problemas de la ciudad”.

El presidente de la Diputación ha afirmado que “no podía ser que el centro neurálgico de la vida administrativa de Ciudad Real tuviera esta falla. Después de tantos años sabiendo que había problemas no se puede entender como los anteriores responsables del Ayuntamiento miraban para otro lado, escondían la cabeza y no hacían nada ante este problema de seguridad y de imagen pública”, por lo que ha felicitado al Consistorio “por haber cogido el toro por los cuerno y haber llevado a cabo una obra complicada pero que será muy beneficiosa para que la disfruten los vecinos y vecinas de Ciudad Real”.

José Manuel Caballero ha avanzado que con la modificación de las restricciones de las “Leyes Montoro” a la utilización del superávit de las Administraciones Públicas, de los 9,8 millones de euros del superávit de la Diputación provincial, 4,2 millones de euros se destinarán a un Plan de Obras Extraordinario, por la que el Ayuntamiento de Ciudad Real podría recibir otros 240.000 euros para obras.

El resto del superávit se invertirá en la reforma y ampliación del Pabellón Ferial de Ciudad Real, si se cierran cuestiones administrativas y urbanísticas de las zonas anexas al actual Pabellón Ferial.