El portavoz del equipo de Gobierno, , ha comentado que ese proceso “sigue en marcha” y, por tanto, los administradores tendrán que liquidar el activo de la sociedad y repartirlo entre los acreedores, uno de los cuales es el propio Ayuntamiento de Daimiel, según ha informado este en nota de prensa. Además, ha comentado que “hay otros temas que todavía están pendiente de resolución judicial”.

Sánchez de Pablo ha precisado que esta exoneración judicial no es óbice para que, dentro del concurso de acreedores en el que está inmersa Alquimia, “los administradores liquiden el activo de la sociedad y lo repartan entre todos los acreedores”. Asimismo, el portavoz del Ejecutivo local ha aclarado que esta sentencia “sólo afecta a la parte económica y de gestión” y ha recordado que se está a la espera de “otros temas que todavía están pendiente de resolución judicial”.

En la sentencia se absuelve a la sociedad limitada Alquimia, es decir, exonera de toda responsabilidad a los miembros del Consejo de Administración respecto al concurso de acreedores, que se retrotrae a 2012. El juez, según la sentencia, no acepta las peticiones del fiscal ni de la , que solicitaban que se declarase culpable el concurso de la mercantil Alquimia Soluciones Ambientales SL.

El y la Administración Concursal mantenían que era responsabilidad de la mercantil y de los miembros del Consejo de Administración en varias causas, entre ellas la agravación del estado de insolvencia con dolo o culpa grave del deudor, el incumplimiento de la obligación de informar y colaborar con el juzgado y con la Administración Concursal y el incumplimiento del deber de solicitar la declaración de concurso. Sin embargo, el juez considera que no ha quedado probado y califica el concurso de fortuito.