Así, la Diputación “refuerza su auxilio a los parados con 3,4 millones de euros, casi 11 en lo que va de año”, una ayuda que se sumaría a la del Plan Extraordinario de la Junta, que permite contratar a 3.172 desempleados, según ha informado la institución provincial en una nota de prensa.

“La Diputación de Ciudad Real es la única que hace aportaciones adicionales. En la actualidad se ejecutan políticas tendentes a auxiliar a quienes no tienen la posibilidad de acceso ordinario al mercado de trabajo con una inversión de 22 millones de euros, una cifra sin precedentes”, ha manifestado el presidente de la Diputación, José Manuel Caballero.

“ABSOLUTA LIBERTAD” A LOS AYUNTAMIENTOS

Este nuevo plan complementario otorga “absoluta libertad” a los consistorios para decidir la forma en que invierten el dinero en base a dos líneas básicas de actuación: Haciendo frente a los gastos de seguridad social y de materiales del plan extraordinario de la Junta o desarrollando uno propio de carácter municipal mediante el que están autorizados para formalizar nuevas contrataciones por el período que estimen conveniente, ya que el extraordinario obliga la realización de contratos de medio año de duración.

De este modo, los Ayuntamientos pueden “intervenir en bolsas de contingencia de trabajadores que necesitan trabajar por un tiempo reducido para tener acceso a prestaciones”, ha puntualizado Caballero.

“Además de la flexibilidad en lo que concierne al destino de la financiación y que permite planificar las contrataciones, el Plan Complementario no ocasiona problemas de tesorería en las arcas municipales porque se adelanta a los ayuntamientos el 80 por ciento de la financiación”, ha precisado el presidente de la Diputación de Ciudad Real.

Asimismo, los ayuntamientos pueden optar por reservar los recursos para aplicarlos en contrataciones hasta el 31 de marzo de 2018, ya que tienen en cuenta que la convocatoria del Plan Extraordinario permanece vigente hasta el próximo 31 de diciembre.

En otro orden de cosas, Caballero ha indicado que el criterio que se sigue para asignar los recursos a los consistorios es “objetivo, porque es proporcional al número de trabajadores que se han concedido con el Plan Extraordinario”. “Así, es la localidad que más recibe, 371.923 euros, y Cañada de Calatrava la que menos, 942 euros”, ha agregado.