Porzuniegos y porzuniegas de todas las edades han disfrutado de la tradicional romería de San Isidro, patrón de los agricultores. El buen ambiente y la alta participación fueron las notas características de esta fiesta.

Las actividades comenzaron el domingo por la mañana con los tradicionales concursos de maniobra con tractor y remolque y arada con vertedera. Numerosas personas asistieron a estos concursos para comprobar en primera persona la habilidad de los participantes. También por la mañana, en el Cerro Miraflores, se llevó a cabo la tirada al plato. Seguidamente, se desarrollaron los concursos de lanzamiento de reja y el de lanzamiento de herradura que tuvieron muy buena acogida.

Ya por la tarde, la música tomó el relevo con la actuación de flamenco y zumba de la escuela de baile JBC y de la ‘Orquesta Guadiana’.

El lunes, fue el día grande de la fiesta. Los actos arrancaron con la tradicional misa en la y posterior procesión, en la que participaron la Banda de Música Municipal, además de algunos caballos y carrozas decoradas para la ocasión con flores y brezos que portaban a niños ataviados con los trajes típicos manchegos.

En la ermita, se celebró la bendición de los campos y la Nuestra Señora del Rosario deleitó a los asistentes con su emocionante cántico de cinco canciones dedicadas a San Isidro Labrador. A continuación, se repartió una deliciosa limonada entre todos los asistentes.

Tras ello, actuó el grupo de bailes regionales ‘Virgen del Carmen’ de la que también atrajo a mucho público.

En la romería, también tuvo protagonismo la gastronomía con la huevada popular, el reparto de limonada y los concursos gastronómicos de calderetas y migas, que gustaron mucho a los asistentes.

Las carreras de caballos, el concurso de cintas a caballo o los juegos populares para niños, en los que participaron unos 80 chavales, fueron otras de las actividades de esta jornada que finalizó con la tradicional rifa de regalos y el gran baile.

La concejala de Festejos, , ha realizado un balance muy positivo de estas fiestas que “se han desarrollado en un ambiente muy agradable en compañía de familiares y amigos”.