La Diputación de Ciudad Real homenajeará el próximo martes 30 de enero a los represaliados del franquismo en la provincia para “hace justicia” a las más de 4.000 personas, en este caso mayoritariamente hombres, que forman parte de una ignominiosa lista que no pudieron vivir una fructífera vida junto a sus familias y ser enterrados en los cementerios de sus municipios.

Así lo ha explicado en una entrevista concedida a el presidente de la Diputación de Ciudad Real, —principal valedor de esta iniciativa que se hace con carácter institucional para que esté exenta de partidismos y polémicas—, quien destaca que si fue la Institución que preside la primera que se decidió en Castilla-La Mancha a dar este paso es porque “no ha habido otra que, tras 40 años de democracia, hubiera intervenido en este ámbito”.

Reconoce que sí habían actuado distintos colectivos, asociaciones e, incluso partidos políticos, pero no una administración como la representación del estado democrático. “Sin duda nosotros tenemos la obligación moral con estos hombres y mujeres de reconocerles y homenajearles por una cuestión tan sencilla como la justicia y la dignidad”, apunta el máximo responsable de la Institución provincial, quien también apela a la importancia que esta iniciativa tiene para la preservación de la historia democrática y la educación e información de las nuevas generaciones.

CERCA DE 4.000 ASESINADOS

Para José Manuel Caballero es muy “duro” que finalmente sean casi 4.000 las personas asesinadas en Ciudad Real a las que se haya de reconocer —un número mayor que el de “pese a que a veces se habla de la represión franquista en Cataluña y se olvida otros lugares”— cuatro décadas después porque desaparecieron y murieron no durante un conflicto bélico, sino en la represión posterior que cruelmente estableció un régimen dictatorial.

“En este sentido, destaca que, por ejemplo, hace unos meses el Ayuntamiento de , gobernado por el PP, hizo un homenaje y colocó un monolito durante un acto institucional en el que se reconoció a las personas que habrían sido asesinadas durante la Guerra Civil y la posterior represión franquista. Nosotros hemos acotado el período para evitar que se pueda entrar en ese debate: estamos hablando siempre de represión después de la Guerra, en el período de dictadura porque en la guerra siempre hay víctimas”, apostilla el máximo responsable de la institución provincial.

Respecto al acto propiamente del día 30, afirma que será “un momento emotivo” para quienes llevan décadas viviendo el luto y la duda de dónde estarán aquellos a los que amaron, por lo que habrá una importante presencia de familiares que desde el principio han formado parte del trabajo que han desarrollado los investigadores —que siguen teniendo activo el correo info@mapasdememoria.com—.

Durante el mismo, que tendrá lugar a partir de las 11.30 horas, se leerá alguna carta de despedida como, por ejemplo, la que escribió a su joven esposa y de su hijo, , antes de ser fusilado en Manzanares; o vídeos con testimonios de familiares, además de que también intervendrán los propios investigadores y antropólogos, el rector de la UNED, , y el presidente de la Diputación provincial como auspiciador de la iniciativa.

“Todo se va a desarrollar en clave muy institucional porque no es ni un acto de exaltación partidaria ni ideológica, sino una reivindicación de la dignidad, justicia y memoria democrática con estos ciudadanos que fueron injustamente represaliados. Es hora de que la sociedad les rinda un homenaje, no por su ideología, sino por la injusticia que sufrieron a manos de un Estado opresor no democrático”.

TRABAJO MUY CIENTÍFICO

Aunque la Diputación de Ciudad Real ha sido quien ha aportado, de sus fondos propios por su buena situación económica, la financiación necesaria, el trabajo de campo lo ha dejado en manos de investigadores especializados de instituciones académicas, “ni quiera de asociaciones, porque lo que nosotros siempre tuvimos claro es que esto no podía convertirse en un arma arrojadiza ya que sería el peor favor que podíamos hacer a esas victimas. Queríamos que el trabajo lo realizaran investigadores ajenos a cualquier posición política para garantizar la profesionalidad del trabajo”.

Como recuerda el máximo responsable de la Institución provincial a Europa Press, todas las iniciativas que se han desarrollado se han hecho siempre en el marco de la Ley de Memoria Histórica en vigor, que el actual Gobierno no ha derogado, y por tanto es de obligado cumplimiento.

Por ello este acto se desarrollará con la solemnidad que se hacen los homenajes institucionales en la Diputación que es en el propio palacio y como un acto de desagravio a su memoria, ya que se van a entregar —para que formen parte del archivo de la propia Diputación— el documento que recoge todos los nombres de los represaliados en la provincia por población de origen, fecha de asesinato o profesión, entre otros datos que se han podido encontrar por la dificultad que entraña bucear en archivos que en muchos casos incluso se destruyeron.

“Es el trabajo más importante que hasta ahora se ha hecho sobre los represaliados del franquismo en la provincia de Ciudad Real ya que, hasta ahora, se habían hecho aproximaciones como las del profesor de la UCLM , pero no se habían cifrado las víctimas. De hecho, de este trabajo se desprende un dato tan curioso —insiste Caballero— como que el número de víctimas originarias de la provincia de Ciudad Real fue mayor que en la de Barcelona pese a que esta última tenía mucha más población”.

‘LOS PELOS DE PUNTA’

Tras conocer algunas de las historias que se han ido desentrañando a lo largo del proceso de investigación, José Manuel Caballero reconoce que muchas de esas historias le han puesto “los pelos de punta” y eso va mucho más allá, reconoce, de que en su propia familia hubiera un tío represaliado en la prisión de Valdenoceda pero que ya descansa en el cementerio de Alcolea.

“Nunca me ha movido un sentimiento tan personal sino más global: el de justicia de acabar con una desmemoria de más de 40 años que ni las víctimas ni sus familias se merecen. Evidentemente, cuando profundizas en situaciones concretas, te embarga la emoción. Pero insisto en que la decisión de poner en marcha este proyecto ha sido más cerebral que emocional. Es una indignidad olvidar a ciudadanos que no sólo no se sabe donde están en muchos casos, sino que sufrieron la represión de un Estado ilegal y opresor hasta la muerte”, apostilla.

Preguntado durante la entrevista acerca de si considera que la iniciativa puesta en marcha por la Diputación de Ciudad Real debería extenderse a otras administraciones indica que, siempre desde el respeto a la autonomía de cada uno, lo cierto es que sí debería exte4nderse porque “la ley vigente nos obliga a todas, aunque cada una deberá tomar sus propias decisiones. Es más, esta ley establece la posibilidad de sancionar a quien la incumpla. Nosotros, en cambio, apuestan más por la reivindicación de la dignidad como la forma adecuada de cerrar las heridas: a través de la justicia”.

En este sentido, y después de que incluso a finales del año pasado la —a través del sobre desapariciones forzadas— recriminara al haber desoído la mayor parte de las recomendaciones que el organismo efectuó en 2013 y abandonar a “su suerte” a las víctimas de la dictadura, José Manuel Caballero se muestra esperanzado en que no exista ninguna polémica sobre este tema, “y que el PP se sumara y que no se arrojaran las víctimas a la cara porque ellas no lo merecen”.