La violencia machista es solo la punta del iceberg, debemos buscar los cimientos de esta lacra para erradicarla. La desigualdad, la discriminación, la temporalidad en el empleo, la brecha salarial, las diferentes condiciones de trabajo son factores que alimentan la violencia sobre la mujer.

Los poderes públicos están obligados a garantizar la seguridad de las mujeres y sus hijos e hijas y el derecho a la vida.

Ciudad Real, 13 de febrero de 2017. “Es triste que toda Castilla-La Mancha se haya levantado hoy de nuevo con una terrible noticia, un nuevo acto de violencia de género en nuestra provincia, dos mujeres asesinadas en Daimiel, que se suman a la asesinada este fin de semana en Seseña, la de hace una semana en Mora y la de hace quince días también en Seseña. Unos hechos que dejan una carga emocional, afectiva y de incomprensión ante la actitud hostil y dañina”, denuncia la secretaria de Mujer de CCOO de Ciudad Real, .

“Unos hechos que dejan a una familia rodeada de un llanto de dolor y de vacío, a la que le enviamos nuestro cariño y nuestro apoyo. Unos hechos que no tienen ninguna explicación, que no pueden fundamentarse en ningún principio. Unos hechos que quitan vidas y que deben eliminarse de una vez por todas y definitivamente”.

Sánchez advierte que “la violencia machista es solo la punta del iceberg, debemos buscar los cimientos de esta lacra para erradicarla. La desigualdad, la discriminación, la temporalidad en el empleo, la brecha salarial, las diferentes condiciones de trabajo son todos factores que alimentan la violencia sobre la mujer”.

Los poderes públicos están obligados a garantizar la seguridad de las mujeres y sus hijos e hijas y el derecho a la vida. Son necesarias políticas y medidas para proteger sus vidas y para acabar con esta lacra.

Recientemente una niña le comentaba a su que por qué hasta que no llegaban a la Educación Secundaria Obligatoria no les explicaban lo que era el acoso a los alumnos y alumnas y a las mujeres, y argumentaba que entonces ya era tarde porque entre sus compañeros se pegaban, se acosaban, se insultaban y se consideraba que las chicas valían menos que los chicos y ya se habían producido las situaciones de acoso, señala Sánchez.

Es necesario que el concepto de igualdad sea amplio y no permita que cualquier persona considere a otra inferior, suya o con derecho al sometimiento y al control; ni que se invierta menos en formación en la mujer porque se va a dedicar al hogar y al cuidado de las y los hijos; y que la mujer no cobre menos, desde que se incorpora al mercado de trabajo, ni se vea perjudicada por el acceso a una pensión inferior por haber cotizado por un trabajo a tiempo parcial y temporal, con un salario inferior.

Es necesaria una conciencia social y política que defina claramente y practique derechos iguales para todos los seres humanos y no desprecie a ninguno de ellos por ser mujer o inmigrante, o ser diferente. Una sociedad en la que la mujer sea parte dirigente de la misma de forma activa.

“Mujeres, hoy todas estamos en Daimiel, como ayer y hace quince días en Seseña, o hace unos días en Mora, no nos dejemos pisotear ni maltratar, no lo consentiremos”, concluye la secretaria de Mujer de CCOO de Ciudad Real.